Deixis en fantasma

Deixis en fantasma
.

“Bühler distinguió tres tipos de deixis: demostratio ad oculos, anáfora y deixis de la fantasía  (Deixis am Phantasma).

  • La demostratio ad oculos  es la deixis efectuada en el campo mostrativo en la situación del enunciado, como un tipo de referencia exofórica. Con los pronombres personales se señalan el emisor: la primera persona y el receptor: la segunda persona. Con otros pronombres se efectúan diversos señalamientos al contexto espacio-temporal creado por el acto de hablar y la participación de su emisor (acá / allá, este, acá, ahora, mío / tuyo, etc.).
  • La deixis de la fantasía es el señalamiento a objetos no presentes en la situación de discurso. Se realiza en el plano de la memoria, o la imaginación.
  • La anáfora es la dexis sintáctica, es decir, el señalamiento a un segmento del texto, del cual el pronombre es correferente (tiene el mismo referente que aquél); la referencia es endofórica. La anáfora puede ser anticipatoria o prospectiva, llamada también catáfora.“

[Kovacci, Ofelia: El comentario gramatical. Teoría y práctica II. Madrid: Arco / Libros, 1992, p. 173-174] Encontrado en Organon-Modell von Karl Bühler, Justo Fernández López


“[…] recupera González para uno de sus libros, Deixis en fantasma, la Deixis am Phantasma de Karl Bühler. Es éste un procedimiento consistente en precisar lingüísticamente lo desvaído, ese territorio perteneciente “al reino de lo ausente recordable o al reino de la fantasía constructiva”; aunque también, y mutatis mutandis, puede entenderse como punto al que convergen las miradas de un cuadro, cuando éstas se sitúan fuera del ámbito reproducido pictóricamente (las miradas de los personajes se dirigen fuera del cuadro, y, arrastrada por ellas, la del contemplador sale extramuros del territorio artístico). Sin duda, cuando publica Deixis en fantasma, en 1992, pesaban sobre Ángel González las imágenes de una vida en buena parte vivida, o el truncamiento de los proyectos existenciales que no se habían realizado y que ya no iban a realizarse. El contraste entre la precisión lingüística de la deixis especificadora, propia de una demonstratio ad oculos, y la vagarosidad del objeto al que se aplica, provoca una fuerte conmoción emotiva que concuerda con la consideración de la implenitud de la vida, o de la distancia insalvable entre propósitos y realizaciones (los opuestos cernudianos de la realidad y el deseo).” El realismo borroso de Ángel GonzálezÁngel L. Prieto de Paula.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s